Inglés - Francés - Portugués  
Grupo Alfonso Gallardo> GalvaColor > Proceso Productivo

Proceso Productivo

El proceso productivo de Galvacolor está completamente automatizado y es controlado por operarios desde los tres pupitres de control que hay repartidos a lo largo de todas las líneas de producción con los más modernos y sofisticados sistemas de vídeo, medición y control.

Medidas de control

La materia prima de la que parte es la chapa de acero laminada en frío o en caliente, para después entrar en un horno de recocido donde se le aplica un tratamiento térmico para obtener las propiedades mecánicas deseadas.


Decapado

Almacén de bobinas decapadas La bobina pasa por tres cubas de decapado con ácido clorhídrico en las que se le elimina la cascarilla y el óxido de hierro. Después pasa por cinco tanques de lavado y enjuague, por un secador para eliminar la humedad y, a continuación, por unos rodillos de aceitado para darle una capa protectora.




Laminado

La bobina decapada sigue un proceso de laminación en el que se reduce el espesor original de la bobina hasta el espesor deseado.

Tren de rodillos de laminación

Recocido

Para obtener unas propiedades mecánicas óptimas la bobina laminada pasa por un proceso de recocido. Las bobinas se introducen en un horno de campana donde se calientan durante un tiempo definido dependiendo de la calidad final que se quiera obtener. Una vez terminado el proceso las bobinas se almacenan para ser "skin pasadas" en el laminador reversible.

Bobinas recocidas Cubetas de recocido

Skin Pass

El proceso de "skin pass" consiste en someter a la bobina recocida a una tensión y presión con rodillos de forma que se produce un alargamiento y se mejora su forma y características mecánicas. Una vez terminado el proceso se enrrolla la bobina y se almacena.
Esta bobina podrá utilizarse para diferentes aplicaciones mecánicas, entre ellas, para la fabricación y de tubos y chapas.

Galvanizado y pintado

Pote de Zinc Para galvanizar bobinas de acero éstas tiene que haber pasado por el proceso de decapado y laminación.
La bobina pasa a la sección de desengrase para eliminar aceites y finos de hierro mediante una limpieza de agua a presión y con cepillos. Después se le aplica un tratamiento térmico en un horno de recocido continuo para proporcionarle las propiedades mecánicas deseadas.
Al salir del horno, la chapa se sumerge en una cuba o pote de zinc líquido.

Tras el baño se procede a enfriar la chapa mediante un juego de ventiladores de convección forzada y un tanque de agua desmineralizada.

Después pasa a una caja laminadora conocida como skin pass y a la aplanadora. En el caso de que no vaya a pintarse se le aplica una capa de cromo trivalente que la protege contra la formación de óxido de zinc.

Si se va a pintar se le aplica un tratamiento químico conocido como "bonderizado" para que mejore las propiedades de anclaje de la pintura. Una vez aplicado el bonderizado se le aplica una capa protectora conocida como "primer" o imprimación mediante una máquina que trabaja con un juego de rodillos que dosifican y aplican la capa de "primer".

Pintado en Rojo

Después la chapa pasa por un horno para secar y a la pintadora de acabado para dar el color deseado, por una o por ambas caras.

Sigue a un horno de secado donde se evaporan todos los solventes para que la pintura quede perfectamente seca y uniforme.


Bobinas empaquetadas


Tras este proceso la bobina se llevará al almacén de producto terminado.








© GalvaColor S.A. -   Aviso Legal  - Protección de datos  - Política de cookies